Lo último

Mostrando entradas con la etiqueta desayuno. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta desayuno. Mostrar todas las entradas
En esta ocasión te diremos 10 razones importantes para no perderte el desayuno. La frase trillada de "el desayuno es la comida más importante del día" existe por algo, si quieres llevar una vida saludable, es importante que no saltes este alimento.

10 razones para no perderte el desayuno


  1. Ya no hay tiempo. El ritmo de vida cada vez más acelerado nos ha hecho optar por el clásico café de la mañana, acompañado acaso por unas galletas o algo similar. Con los hijos ocurre algo similar: su barra integral, un licuado y listo, a la escuela.
  2. Un desayuno completo. Sin embargo, los médicos y nutriólogos recomiendan  regresar al desayuno completo para obtener no sólo energía, sino todos los nutrientes que necesitaremos para iniciar bien el día, como proteínas, carbohidratos, minerales y vitaminas, para que sea un desayuno balanceado.
  3. No tener prisa.Lo peor que puedes hacer, en todo caso, es malpasarte y no ingerir nada por las prisas; es un mal hábito que se desaconseja de manera tajante, pues te puede traer problemas graves de salud a largo plazo, desde una gastritis hasta una úlcera, así como diabetes, entre otras complicaciones.
  4. Desayuno natural. Si bien es más sencillo recurrir a alimentos procesados por la mañana, lo más saludable es tomarse unos minutos para preparar algo, unos huevos con jamón, unos sándwiches, entre otras opciones, y entre más completas, mejor.
  5. Frutas en el desayuno. Procura tener siempre en tu despensa una variedad de frutas que permitan abrir adecuadamente tu desayuno: manzanas, plátanos, papaya, melón, etc. Procura siempre comer de un solo tipo de fruta, y nunca combines frutas ácidas con dulces (por ejemplo, guanábana con papaya). Por otra parte, el melón y la papaya se deben comer siempre solos. Aunque algunas personas agregan queso cottage a la fruta, no se aconseja hacer esto, pues hace más complicada la digestión.
  6. Carbohidratos en el desayuno. Luego de esta apertura, complementa tu desayuno con carbohidratos y proteínas; los primeros se encuentran en el pan, las tortillas y los cereales, mientras que las segundas las puedes tomar del huevo, frijoles, leche, jamón, carne, salchicha, etc.
  7. Adelantarte al mañana. Por la noche, antes de acostarte, puedes prepararte el desayuno, y en la mañana sólo lo calientas en el horno de microondas. No es tan difícil como parece y te ahorrará muchas complicaciones. Inténtalo durante una semana y verás que te facilita la vida.
  8. Evita engordar con un buen desayuno. Para evitar que tus hijos engorden, no les des porciones de alimento que sobrepasen el tamaño de su puño; tampoco los dejes hambreados: busca el punto medio.
  9. Evita las harinas. No les des puras harinas a tus hijos, pues el exceso de carbohidratos puede provocar que les dé sueño durante la clase; efectivamente, son la fuente principal de energía, pero debes combinarla con proteínas y vitaminas.
  10. Desayuna temprano. Lo más apropiado es desayunar en la primera hora después de que te has levantado, para evitar que tu organismo se “malpase” por falta de alimentos. Escucha a tu cuerpo y acostúmbralo a una rutina saludable.